images

Cuerpo Humano

GENERALIDADES:

 El Atlas del cuerpo humano nos permite conocer la función, localización y la estructura de los diversos componentes del organismo tales como:

 La Neurona

 Son un tipo de células del sistema nervioso cuya principal característica es la excitabilidad eléctrica de su membrana plasmática; están especializadas en la recepción de estímulos y conducción del impulso nervioso (en forma de potencial de acción) entre ellas o con otros tipos celulares, como por ejemplo las fibras musculares de la placa motora.

Sistema nervioso

El sistema nervioso, integrado por los órganos que constituyen el encéfalo, la medula espinal y una red de nervios que llegan hasta todos los rincones del cuerpo, rige todas nuestras acciones voluntarias, regula el funcionamiento automático del organismo, es responsable de las relaciones que mantenemos con el medio exterior y constituye la sede de la actividad intelectual.

Sistema nervioso somático

Abarca todas las estructuras del Sistema Nervioso Central y Sistema Nervioso Periférico, encargadas de conducir información aferente (sensitiva) consciente e inconsciente e información del control motor al músculo esquelético. Así, el sistema nervioso somático tiene dos vías: una de entrada, por donde recibe la información (vía sensitiva somática o aferente somática), que está relacionada con la temperatura, dolor, tacto, presión, los sentidos especiales (visión, audición, gusto y olfato), y también, la propiocepción, que corresponde a la información que se recoge a partir de los músculos y de los tendones. Junto con toda esa información que se recibe, que es somática, también propicia una respuesta somática o efectora (motora) voluntaria, que corresponde a la contracción del músculo esquelético.

Sistema nervioso autónomo

 Controla las acciones involuntarias. El sistema nervioso autónomo recibe la información de las vísceras y del medio interno, para actuar sobre sus músculos, glándulas y vasos sanguíneos. El sistema nervioso autónomo es sobre todo un sistema eferente, transmite impulsos nerviosos desde el sistema nervioso central hasta la periferia estimulando los aparatos y sistemas órganos periféricos

 Sistema nervioso endocrino

 Es el conjunto de órganos que segregan un tipo de sustancias llamadas hormonas, que son liberadas al torrente sanguíneo y regulan las funciones del cuerpo. Es un sistema de señales similar al del sistema nervioso, funciona exclusivamente por medio de sustancias (señales químicas). Las hormonas regulan muchas funciones en los organismos, incluyendo entre otras el estado de ánimo, el crecimiento, la función de los tejidos y el metabolismo , por células especializadas y glándulas endocrinas. Actúa como una red de comunicación celular que responde a los estímulos liberando hormonas y es el encargado de diversas funciones metabólicas del organismo.

EL SISTEMA NERVIOSO: CEREBRO Y MEDULA ESPINAL

 

El sistema nervioso central

El sistema nervioso central está formado por el cerebro y la médula espinal. El cerebro se encuentra en la cavidad craneal y está protegido por las meninges. Se divide en tres componentes principales que son, en orden ascendente, es decir, desde la parte caudal (cola) a la cervical (cabeza) del sistema nervioso, el cerebro posterior (también llamado rombencénfalo), el cerebro medio (el mesencéfalo) y el cerebro anterior (el pro-encéfalo).

El cerebro posterior

Los tres componentes principales del cerebro posterior son el bulbo raquídeo, la protuberancia y el cerebelo. El bulbo raquídeo contiene estructuras neurales que controlan la frecuencia cardíaca y la respiración, que en ocasiones son el objetivo de agentes neurotóxicos y de fármacos que causan la muerte. Situada entre el bulbo raquídeo y el cerebro medio, la protuberancia (puente) debe su nombre al gran número de fibras que atraviesan su cara anterior en su camino a los hemisferios cerebelosos. El cerebelo (en latín, cerebro pequeño) tiene un aspecto arrugado característico. Recibe información sensitiva y envía mensajes motores esenciales para la coordinación motora. Es el responsable (entre otras funciones) de la ejecución de los movimientos finos. Esta organización, o programación, exige una coordinación adecuada de las aferencias sensitivas y de las respuestas motoras. El cerebelo es a menudo el objetivo de muchos agentes neurotóxicos (por ejemplo bebidas alcohólicas, muchos disolventes industriales, plomo) que afectan a las respuestas motoras.

El cerebro medio

El cerebro medio es una parte estrecha del cerebro que conecta el cerebro posterior con el anterior. Sus estructuras son el acueducto cerebral, el septum, los pedúnculos cerebrales, la sustancia negra y el núcleo rojo. El acueducto cerebral es un canal que conecta el tercer y cuarto ventrículos (cavidades del cerebro llenas de líquido); el líquido cefalorraquídeo (LCR) fluye por esta abertura.

El cerebro anterior

Esta parte del cerebro se subdivide en diencéfalo (“entre el cerebro”) y cerebro propiamente dicho. Las principales regiones del diencéfalo son el tálamo y el hipotálamo. “Tálamo” significa “habitación interior”. Los tálamos están formados por agrupaciones neuronales, llamadas núcleos, que tienen cinco funciones principales:

 • recibir información sensitiva y enviarla a las áreas primarias de la corteza cerebral.

• enviar información sobre el movimiento en el momento en que se produce a las áreas motoras de la corteza cerebral.

• enviar información sobre la actividad del sistema límbico a las áreas de la corteza cerebral relacionadas con este sistema.

• enviar información sobre la actividad intratalámica a las áreas de asociación de la corteza cerebral.

• enviar información de la actividad de la formación reticular del tronco encefálico a áreas dispersas de la corteza cerebral.

Hipotálamo significa “debajo del tálamo”. Forma la base del tercer ventrículo, un punto de referencia importante para la representación por imagen del cerebro. El hipotálamo es una estructura neural compleja y diminuta responsable de muchos aspectos del comportamiento, como los impulsos biológicos básicos, la motivación y la emoción. Es la conexión entre los sistemas nervioso y neuroendocrino, que se revisa más adelante. La hipófisis (también llamada glándula pituitaria) está conectada por neuronas a los núcleos hipotalámicos. Se sabe que las células nerviosas hipotalámicas realizan numerosas funciones neurosecretoras. El hipotálamo está conectado con otras muchas regiones importantes del cerebro, como el rinencéfalo (la corteza primitiva asociada originalmente al olfato) y el sistema límbico, incluido el hipocampo. La corteza cerebral es el mayor componente del cerebro, y está formada por dos hemisferios cerebrales conectados por una masa de sustancia blanca llamada cuerpo calloso. La corteza cerebral es la capa superficial de cada uno de los hemisferios cerebrales. Los profundos surcos de la corteza cerebral la cisura central y lateral se toman como puntos de referencia para separar regiones anatómicas del cerebro. El lóbulo frontal se sitúa por delante de la cisura central. El lóbulo parietal comienza por detrás de la cisura central, y se sitúa junto al lóbulo occipital, que ocupa la parte posterior del cerebro. El lóbulo temporal comienza bastante dentro del pliegue de la cisura lateral y se extiende a las caras ventrales de los hemisferios cerebrales. Dos componentes importantes del cerebro son los ganglios basales y el sistema límbico. Los ganglios basales son núcleos—es decir, agrupaciones de células nerviosas—situados hacia el centro del cerebro y constituyen centros importantes del sistema motor extra piramidal. (El sistema piramidal, con el que se contrasta el término, participa en el control voluntario del movimiento.) El sistema extra piramidal es afectado de forma selectiva por numerosos agentes neurotóxicos (p. ej., manganeso). En las dos últimas décadas se han realizado importantes descubrimientos en relación con el papel que desempeñan estos núcleos en varias enfermedades degenerativas neurales (p. ej., enfermedad de Parkinson, coreade Huntington). El sistema límbico está formado por estructuras neurales contorneadas que se ramifican en muchas direcciones y establecen conexiones con muchas regiones “arcaicas” del cerebro, especialmente con el hipotálamo. Participa en el control de la expresión emocional. Se cree que el hipocampo es una estructura en la que tienen lugar muchos procesos de la memoria.

La médula espinal

La médula espinal corre a lo largo y en el interior de la columna vertebral, que la protege. Tiene alrededor de 43 cm de extensión y es casi tan ancha como un dedo.

Comienza en el agujero occipital -entre los huesos occipitales y atlas- y la primera vértebra cervical, y llega hasta la segunda vértebra lumbar. Desde allí se prolonga por el filamento terminal hasta el cóccix, donde se agrupan un gran número de ramas nerviosas, denominadas cola de caballo por la forma que adoptan. Contrariamente al cerebro, la parte exterior de la médula está compuesta por sustancia blanca, y la interior, por la gris.

Fisiológicamente, la médula espinal es la vía conductora de impulsos desde y hacia el cerebro, y también es el centro de los movimientos reflejos.

Existen 31 pares de nervios raquídeos, que son aquellos que nacen en la médula espinal y salen por los agujeros de conjunción formados por la unión de dos vértebras vecinas. Hay ocho nervios cervicales, doce dorsales, cinco lumbares, cinco sacros y un coccígeo.

Estos nervios, que conectan a la médula con el resto del cuerpo, se agrupan en cinco enmarañadas redes que reciben el nombre de plexos, y que son los siguientes, de acuerdo a su ubicación: cervical, braquial, lumbar, sacro y sacro coccígeo.

Composición interna
Al igual que el cerebro, la médula espinal está compuesta por una sustancia gris que se encuentra en el centro y una blanca que la rodea. La materia gris contiene cuerpos celulares nerviosos y está organizada en cuatro astas o raíces: dos dorsales, que reciben información mediante las neuronas sensitivas repartidas en el cuerpo, y dos astas ventrales, que contienen los cuerpos celulares de las neuronas motoras que mandan señales a los músculos esqueléticos. La sustancia blanca está formada por axones de neuronas que se agrupan en dos tipos de vías: las ascendentes, que transmiten señales sobre las percepciones del cuerpo hasta el cerebro, y las vías descendentes, que emiten impulsos nerviosos desde el cerebro hacia la médula espinal, para luego de allí ir a los músculos esqueléticos, produciendo movimientos voluntario.

Funciones

La médula posee tres funciones principales:

– Transporta información entre los nervios espinales y el cerebro.
– Controla reacciones automáticas o reflejas.
– Transmite, a través de los nervios espinales, impulsos nerviosos a los músculos, vasos sanguíneos y glándulas.

 El sistema nervioso periférico

El sistema nervioso periférico está formado por las neuronas situadas fuera del sistema nervioso central. El adjetivo periférico describe la distribución anatómica de este sistema, pero funcionalmente es artificial. Los cuerpos celulares de las fibras motoras periféricas, por ejemplo, están situados en el sistema nervioso central. En neurotoxicología experimental, clínica y epidemiológica, la denominación de sistema nervioso periférico (SNP) describe un sistema que es vulnerable de forma selectiva a los efectos de los agentes tóxicos y que es capaz de regenerarse.

 Los nervios raquídeos

Las raíces ventral y dorsal son los lugares en los que los nervios periféricos entran y salen de la médula espinal en todo su recorrido. Las vértebras adyacentes tienen orificios para permitir que las fibras de las raíces que forman los nervios raquídeos salgan del conducto vertebral. Hay 31 pares de nervios raquídeos, que reciben su nombre según la región de la columna vertebral con la que están asociados: 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares, 5 sacros y 1 coccígeo. Una metámera es una región del cuerpo inervada por un nervio raquídeo. Mediante una exploración meticulosa de las funciones motora y sensitiva de las metámeras, los neurólogos pueden deducir la localización de las lesiones.

Los pares craneales

El tronco encefálico es una denominación general que designa la región del sistema nervioso que incluye el bulbo raquídeo, la protuberancia y el cerebro medio. Es una continuación de la médula espinal hacia arriba y hacia delante (ventralmente). Es en esta región por donde entran y salen la mayor parte de los pares craneales. Hay 12 pares de nervios craneales.

El sistema nervioso somático

Para que la corteza cerebral realice sus funciones sensitivas y motoras de la intervención del sistema nervioso somático. Las vías sensitivas somática consiste en neuronas de relevo que conducen los impulsos desde cualquier parte del cuerpo al sistema nervioso central, neuronas sensitivas I, las neuronas sensitivas II son las que conducen los impulsos de la medula o tronco del encéfalo al tálamo y las neuronas sensitivas III que conducen del tálamo a la circunvalación poscentral del lóbulo parietal.

La mayoría de las vías sensitivas que van a la corteza cerebral son cruzadas, significa que cada lado del encéfalo registra sus sensaciones del lado opuesto del cuerpo.

Dos vías sensitivas somáticas conducen los impulsos que producen sensaciones de tacto y presión:

El sistema lemniscal medial (son axones de la zona sensitiva II)que tiene la función de transmitir sensaciones mas discriminativas de tacto y presión: tamaño, textura y forma de un objeto; localización de peso y sentido de movimiento y posición de las partes del cuerpo.

La espino talamica que es la responsable de transmitir sensaciones toscas de tacto y presión.

Las vías motoras somáticas constan de neuronas motoras que conducen impulsos del sistema nervioso central somáticos, es decir, músculos esqueléticos.

Algunas vías somáticas son complejas y no están bien definidas, otras, sobre todo los arcos reflejos de la medula espinal son simples y bien conocidos. Las vías motoras desempeñan un papel crucial en la producción de nuestros movimientos grandes, fruncir el ce;o de la cara, aumentar o disminuir el tono muscular; producir movimientos leves; movimientos que acompañan a muchas emociones

El sistema somático está formado por Nervios y Ganglios. Los nervios, según su origen, se dividen en 2 clases: Craneales y Espirales o Raquídeos

Craneales: Son 12 pares que nervios, injertados en el cerebro y dispuestos simétricamente.  Podemos encontrar neuronas Sensoriales (las cuales llevan la información proveniente de los receptores de los órganos de los sentidos y de receptores especiales en el encéfalo), neuronas motoras (conducen la información desde el cerebro a los músculos de la cara) y los Mixtos (que transmiten ambos tipos de información).

Raquídeos: Son 31 pares que emergen desde cada lado de la médula espinal. Se les consideran nervios mixtos porque llevan la información eferente o motora, que sale desde la medula espinal. Estos nervios, ser nombra de acuerdo a la región en que se originan en la medula espinal.

NERVIOS CRANEALES

I. OLFATORIO: Se localiza en la mucosa olfatoria, pasa por los agujeros de la lámina cribosa del hueso etmoides y acaba en el bulbo olfatorio. Su función es llevar información relativa al sentido del olfato.

II. OPTICO: Se localiza en la retina del ojo, pasa por el agujero óptico, forma el quiasma óptico y termina en el tálamo. Su función es llevar información visual de los ojos al encéfalo.

III. MOTOR OCULAR COMUN: Se ubica en el mesencéfalo y se dirige a los músculos oculares externos, a excepción del oblicuo mayor y del recto lateral. Las fibras autónomas del nervio se dirigen a los músculos oculares intrínsecos. Su función es el movimiento del parpado y del globo ocular, regulan la cantidad de luz que entra al ojo y ayuda a enfocar objetos cercanos. Constricción pupilar.

IV. PATETICO: Se ubica en el mesencéfalo, se dirige a los músculos oblicuos mayores del ojo y su función es el movimiento del globo ocular.

V. TRIGEMINO: Se divide en tres grandes ramas, se ubica en la protuberancia pasa por el agujero oval y acaba en regiones diferentes de la cara. Su función es llevar impulsos aferentes de la piel, mucosa y maxilares. Transmite sensaciones de tacto, temperatura de las estructuras que inerva sensaciones musculares. Participa en la función de masticación.

VI. MOTOR OCULAR EXTERNO: Se origina en un núcleo de la protuberancia en el suelo del cuarto ventrículo y se extiende hasta los músculos rectos, externos de los ojos. Su función es el movimiento del globo ocular y sensación muscular.

VII. FACIAL: Se origina en la parte inferior de la protuberancia, se extiende hasta los músculos superficiales de la cara y el cuello, glándulas salivales, glándulas lagrimales, papilas gustativas en los tercios anteriores de la lengua. Su función es la expresión facial y secreción de saliva y lagrimas.

VIII.  AUDITIVO: Se divide en Rama Vestibular la cual se origina en los canales semicirculares y termina en la protuberancia en el encéfalo. Rama Coclear se origina en el órgano de Corti y termina en el tálamo. Su función es transmitir impulsos que se traducen en sensaciones de equilibrio, origina las sensaciones de la audición.

IX. GLOSOFARINGEO: Se origina en el bulbo raquídeo y se dirige a la lengua y al seno carotideo. Desempeña un papel importante en el control de la presión arterial, secreción salival y movimiento de deglución.

X. VAGO: Sus finas fibras inervan la faringe, tráquea, corazón, cuerpo carotideo, pulmones, bronquios, esófago, estomago, intestinos y vesícula biliar. Se origina en el bulbo raquídeo. Su función es controlar las actividades viscerales contracción y relajación del musculo liso, secreción de líquidos digestivos.

XI. ESPINAL: Se origina en la medula espinal y bulbo raquídeo e inerva a los músculos esternocleidomastoideo, vísceras torácicas y abdominales. Su función es el movimiento del hombro, movimiento giratorio de la cabeza, movimientos de vísceras y fonación.

XII. HIPOGLOSO: Se origina en el bulbo raquídeo e inerva los músculos de la lengua. Y se encarga de los movimientos de la lengua.

NERVIOS RAQUIDEOS

La  medula espinal se compone de 31 segmentos y en cada uno de ellos se origina un par de nervios espinales, los cuales reciben el nombre según la región y el nivel en que salen de la medula espinal así: 8 pares de nervios cervicales (C1 a C8); 12 pares de nervios torácicos y dorsales (D1 a D12);  5 pares de nervios lumbares (L1 a L5); 5 pares de nervios sacros (S1 a S5) y 1 par de nervios coccígeo.

La función de la medula espinal es ser centro de acciones reflejas. Los nervios espinales son las vías de comunicación entre los ejes de la medula y la periferia, cada par de nervios se observa que está conectado con un segmento de la medula.

Cada uno de estos nervios tiene dos puntos donde se adhieren a la medula espinal; las raíces posterior y anterior que se unen para formar el nervio espinal en el agujero intervertebral.

Los nervios espinales son nervios mixtos porque la raíz posterior contiene fibras motoras.

Esto es de gran importancia en el diagnóstico de desórdenes neurológicos, como lesiones en una o más raíces nerviosas resultan típicos indicios de defectos neurológicos (debilidad muscular, pérdida de sensibilidad) que permiten la localización de la lesión culpable

La información somatosensorial se encuentra ubicada en el lóbulo parietal principalmente; este a su vez está estructurado por áreas, las cuales cada una cumple un trabajo determinado en el procesamiento de estímulos táctiles.

Estructura de la corteza:

VÍAS SENSORIO-CEREBRALES

La vías sensorio-cerebrales o somestésicas son principalmente tres:

Vía dorsal-lemniscal medial: Conduce la información del tacto epicrítico (concreto) y de la propiocepción. Esta información se trasmite a través de las columnas dorsales de la médula espinal, del lado derecho análogamente que el lado izquierdo. Al llegar al bulbo raquídeo se produce una sinapsis con las células de los núcleos de la columna dorsal produciendo un cruzamiento de las aferencias mecanorreceptoras y propioceptoras. Después se produce otra sinapsis a nivel del tálamo para terminar proyectándose en las regiones especificas de la corteza somatosensorial.

Vía Espinotalámica: Conducen la información del tacto protopático, la temperatura y el dolor. Los receptores térmicos y de dolor utilizan nervios más lentos y forman una sinapsis nada más entrar en la columna. Esta información se trasmite a través del tracto o fascículo espino-talámico, proyectándose directamente en el tálamo. A partir de aquí se proyecta a la corteza sensorial. En este caso la información que se trasmite es contra lateral desde que llega a la médula espinal.

Vía del Nervio Trigémico: transmiten las sensaciones procedentes de la parte de la cara, los labios, lengua. Estas sensaciones se trasmiten principalmente por los nervios trigémicos que penetran en el cerebro a la altura de la protuberancia. De nuevo existirán axones rápidos para la trasmisión de propiocepción de la mandíbula y de la sensación táctil de la cara, y axones lentos para la trasmisión de temperatura y dolor. Se proyectan en el tálamo para terminar en la corteza somatosensorial.

SISTEMA ENDOCRINO

Las piezas fundamentales de sistema endocrino son las hormonas y las glándulas. En calidad de mensajeros químicos del cuerpo, las hormonas transmiten información e instrucciones entre conjuntos de células. Aunque por el torrente sanguíneo circulan muchas hormonas diferentes, cada tipo de hormona está diseñado para repercutir.

Una glándula es un conjunto de células que fabrican y secretan (o segregan) sustancias. Las glándulas seleccionan y extraen materiales de la sangre, los procesan y secretan el producto químico resultante para que sea utilizado en otra parte del cuerpo. Algunos tipos de glándulas liberan los productos que sintetizan en áreas específicas del cuerpo. Por ejemplo, las glándulas exocrinas, como las sudoríparas y las salivares, liberan secreciones sobre la piel o en el interior de la boca. Sin embargo, las glándulas endocrinas liberan más de 20 tipos de hormonas diferentes directamente en el torrente sanguíneo, desde donde son transportadas a otras células y partes del cuerpo.

Las principales glándulas que componen el sistema endocrino humano incluyen:

el hipotálamo

la hipófisis

la glándula tiroidea

las glándulas paratiroideas

las glándulas suprarrenales

la glándula pineal

las glándulas reproductoras (que incluyen los ovarios y los testículos).

El hipotálamo, un conjunto de células especializadas ubicado en la parte central inferior del cerebro, es el principal nexo de unión entre los sistemas endocrino y nervioso. Las células nerviosas del hipotálamo controlan el funcionamiento de la hipófisis, segregando sustancias químicas que bien estimulan o bien inhiben las secreciones hormonales de esta última glándula.

La hipófisis:

A pesar de no ser mayor que un guisante, la hipófisis, ubicada en la base del cerebro, justo debajo del hipotálamo, se considera la parte más importante del sistema endocrino. Se suele denominar la “glándula maestra” porque fabrica hormonas que regulan el funcionamiento de otras glándulas endocrinas. La fabricación y secreción de hormonas hipofisarias puede verse influida por factores como las emociones y los cambios estacionales. A tal efecto, el hipotálamo envía información procesada por el cerebro (como la temperatura medioambiental, los patrones de exposición solar y los sentimientos) a la hipófisis.

La diminuta hipófisis se divide en dos partes: el lóbulo anterior y el lóbulo posterior El lóbulo anterior regula la actividad de las glándulas tiroidea, suprarrenales y reproductoras, y produce diversas hormonas, entre las que cabe destacar:

La hormona del crecimiento, que estimula el crecimiento óseo y de otros tejidos corporales y desempeña un papel importante en la utilización de los nutrientes y minerales.

La prolactina, que activa la producción de leche en las mujeres que dan el pecho.

La tirotropina, que estimula a la glándula tiroidea a producir hormonas tiroideas

La corticotropina, que estimula a las glándulas suprarrenales a producir determinadas hormonas.

La hipófisis también segrega endorfinas, unas sustancias químicas que actúan sobre el sistema nervioso reduciendo la sensación de dolor. Además, la hipófisis segrega hormonas que estimulan a los órganos reproductores a fabricar hormonas sexuales. La hipófisis también controla la ovulación y el ciclo menstrual en las mujeres.

La Glándula Tiroidea:

La glándula tiroidea, ubicada en la parte anterior e inferior del cuello, tiene forma de pajarita o mariposa y produce las hormonas tiroideas tiroxina y triodotironina. Estas hormonas controlan la velocidad a la cual las células queman el combustible de los alimentos para producir energía. La producción y liberación de hormonas tiroideas está controlada por la tirotropina, secretada por la hipófisis. Cuantas más hormonas tiroideas haya en el torrente sanguíneos de una persona, más rápidamente ocurrirán las reacciones químicas que tienen lugar en su organismo.

Las glándulas paratiroideas:

Pegadas a la glándula tiroidea, hay cuatro glándulas diminutas que funcionan conjuntamente denominadas glándulas paratiroideas. Liberan la hormona paratiroidea, que regula la concentración de calcio en sangre con la ayuda de la calcitonina, fabricada por la glándula tiroidea.

LAS GLANDULAS SUPRARRENALES

En el cuerpo humano también hay dos glándulas suprarrenales, de forma triangular, una encima de cada riñón. Las glándulas suprarrenales constan de dos partes, cada una de las cuales fabrica distintas hormonas y desempeña distintas funciones. La parte más externa, la corteza suprarrenal, produce unas hormonas denominadas corticoesteroides, que contribuyen a regular el equilibrio entre sales minerales y agua, la respuesta al estrés, el metabolismo, el sistema inmunitario y el desarrollo y la función sexuales. La parte más interna, la médula suprarrenal, produce catecolaminas, como la adrenalina. También denominada epinefrina, esta hormona eleva la tensión arterial y la frecuencia cardiaca en situaciones de estrés.

LA GLANDULA PINEAL:

La glándula pineal se encuentra justo en centro del cerebro. Secreta melatonina, una hormona que probablemente influye en que tengas sueño por las noches y te despiertes por las mañanas.

LAS GONADAS:

Las gónadas son la principal fuente de hormonas sexuales. La mayoría de la gente no piensa en ello, pero tanto los hombres como las mujeres tienen gónadas. En los hombres, las gónadas masculinas, o testículos, se encuentran en el escroto. Segregan unas hormonas denominadas andrógenos, la más importante de las cuales es la testosterona. Estas hormonas indican a los chicos cuándo ha llegado el momento de iniciar los cambios corporales asociados a la pubertad, incluyendo el crecimiento del pene, el estirón, el cambio de voz y el crecimiento de la barba y del vello púbico. En colaboración con otras hormonas secretadas por la hipófisis, la testosterona también indica a los chicos cuándo ha llegado el momento de producir esperma en los testículos.

 Las gónadas femeninas, los ovarios, se encuentran dentro de la pelvis. Producen ovocitos y secretan las hormonas femeninas: el estrógeno y la progesterona. El estrógeno indica a las chicas cuándo tienen que iniciar los cambios corporales asociados a la pubertad. Durante esta etapa del desarrollo, a las chicas les crecen los senos, empiezan a acumular grasa en caderas y muslos y experimentan un estirón. Tanto el estrógeno como la progesterona participan también en la regulación del ciclo menstrual y desempeñan un papel importante en el embarazo.

 A pesar de que las glándulas endocrinas son las principales productoras de hormonas, algunos órganos que no forman parte del sistema endocrino -como el cerebro, el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado y la piel- también producen y segregan hormonas. El páncreas forma parte tanto del sistema de secreción hormonal como del digestivo porque también produce y secreta enzimas digestivas. Este órgano produce dos hormonas importantes: la insulina y el glucagón. Ambas colaboran para mantener una concentración estable de glucosa, o azúcar, en sangre y para abastecer al cuerpo de suficiente combustible para que produzca la energía que necesita y mantenga sus reservas de energía.

 Las hormonas, una vez secretadas, circulan por el torrente sanguíneo desde la glándula endocrina hasta las células diseñadas para recibir el mensaje de que aquellas son portadoras. Estas células se denominan células diana. A lo largo de este recorrido por el torrente sanguíneo, unas proteínas especiales se unen a diversas hormonas. Estas proteínas actúan como portadoras, controlando la cantidad de hormona disponible que debe interactuar con las células diana. Las células diana tienen receptores en los que solo encajan hormonas específicas, de modo que cada tipo de hormona se comunica solamente con un tipo específico de células diana que posee receptores para esa hormona. Cuando una hormona llega a su célula diana, se adhiere a los receptores específicos de esa célula y la combinación de hormona-receptor transmite instrucciones químicas sobre el funcionamiento interno de la célula.

Cuando las concentraciones hormonales alcanzan el nivel normal, el sistema endocrino ayuda al cuerpo a mantener esa concentración hormonal en sangre. Por ejemplo, si la glándula tiroidea ha segregado una cantidad adecuada de hormonas tiroideas, la hipófisis capta una concentración normal de esa hormona en el torrente sanguíneo y ajusta en consonancia su liberación de tirotropina, la hormona hipofisiaria que estimula a la glándula tiroidea a producir hormonas tiroideas.

 Hormonas

Las hormonas son sustancias que, liberadas dentro del flujo sanguíneo desde una glándula u órgano, regulan la actividad de las células en otras zonas del organismo. La mayoría son proteínas compuestas de cadenas de aminoácidos de longitud variable. Otras son esteroides, sustancias grasas derivadas del colesterol. Su característica fundamental es que en pequeñas concentraciones pueden provocar efectos notables en el organismo.

Las hormonas se adhieren a los receptores que están sobre la superficie de la célula o dentro de ella. La unión con un receptor aumenta, disminuye o altera de alguna otra forma la velocidad del funcionamiento de la célula. Finalmente, las hormonas controlan el funcionamiento de órganos enteros. También regulan el crecimiento, el desarrollo, la reproducción y las características sexuales. Por otro lado, influyen en la manera en que el cuerpo utiliza y almacena la energía, y también controlan el volumen de líquidos y las concentraciones de sal y azúcar en la sangre. Algunas hormonas afectan a uno o dos órganos, mientras que otras tienen efectos generales.

La mayor parte de las hormonas de acción general son secretadas por glándulas endocrinas específicas. Por ejemplo, la adrenalina y noradrenalina son secretadas por la glándula suprarrenal como reacción a la estimulación del sistema nervios simpático. Estas hormonas, cuando son liberadas a la circulación general, llegan a todos los tejidos del organismo produciendo reacciones muy diferentes, en especial contracción de los vasos sanguíneos y aumento de la presión arterial.

Algunas de las hormonas generales afectan todas o casi todas las células del organismo. Así, la hormona del crecimiento de la hipófisis anterior hace crecer todas o casi todas las partes del cuerpo, y las hormonas tiroideas, producidas en la glándula tiroides, incrementan la magnitud de la mayor parte de las reacciones químicas en casi todas las células corporales.

Sin embargo, otras hormonas afectan sólo a tejidos determinados. Por ejemplo, la adrenocorticotropina de la hipófisis anterior estimula de manera específica la corteza suprarrenal y la hace secretar las hormonas corticosuprarrenales, mientras que las hormonas ováricas tienen efectos específicos sobre los órganos sexuales femeninos y sobre los caracteres sexuales secundarios del cuerpo de la mujer.

Las hormonas más importantes secretadas por las principales glándulas endocrinas son las siguientes:

Hormonas de la hipófisis anterior

 1. Hormona del crecimiento. Produce crecimiento de casi todas las células y tejidos del cuerpo

2. Adrenocorticotropina. Hace que la corteza suprarrenal secrete hormonas corticosuprarrenales.

3. Hormona estimulante del tiroides (TSH). Hace que la glándula tiroides secrete tiroxina y triyodotironina provee de yodo necesario al cuerpo.

4. Hormona folículo-estimulante (FSH). Causa crecimiento de los folículos ováricos ante de la ovulación y fomenta la formación de espermatozoides en el testículo.

5. Hormona luteinizante (LH). Desempeña una función muy importante para inducir la ovulación; hace que los ovarios secreten hormonas sexuales femeninas y que los testículos secreten testosterona.

6. Prolactina. Fomenta el desarrollo de las mamas y la secreción de leche.

 Hormonas de la hipófisis posterior

 1. Hormona antidiurética. También llamada vasopresina. Hace que los riñones retengan agua, incrementando así su contenido en el organismo. En grandes concentraciones produce vasoconstricción y eleva la presión arterial.

2. Oxitocina. Produce contracción del útero durante el parto, con lo que ayuda a la expulsión del feto. También hace que se expulse la leche de las mamas cuando el bebé succiona.

 Corteza suprarrenal

 1. Cortisol. Tiene múltiples funciones para regular el metabolismo de proteínas, carbohidratos y grasas.

2. Aldosterona. Reduce la excreción renal de sodio y aumenta la de potasio, elevando el contenido de sodio en el organismo y disminuyendo el de potasio.

 Glándula tiroides

 1. Tiroxina y triyodotironina. Incrementan la magnitud de las reacciones químicas en casi todas las células del cuerpo. De esta manera elevan el nivel general del metabolismo corporal.

2. Calcitonina. Fomenta el depósito de calcio en los huesos y, por tanto, disminuye la concentración de éste en el líquido extracelular.

 Islotes de Langerhans del páncreas

 1. Insulina. Fomenta la entrada de glucosa en la mayor parte de las células del cuerpo y de esta manera regula el metabolismo de casi todos los carbohidratos.

2. Glucagón. Aumenta la liberación de glucosa desde el hígado hacia los líquidos corporales.

 Ovario

 1. Estrógenos. Estimula el desarrollo de los órganos sexuales femeninos, las mamas y diversos caracteres sexuales secundarios. Su secreción está controlada por la hormona folículo-estimulante.

2. Progesterona. Su función principal es la de preparar el endometrio uterino para la anidación del óvulo fecundado. Ayuda a fomentar el desarrollo del aparato secretor de las mamas.

 Testículo

 1. Testosterona. Estimula el crecimiento de los órganos sexuales masculinos, fomenta también el desarrollo de los caracteres sexuales en el varón.

 Glándula paratiroides

 1. Parathormona. Regula la concentración de iones de calcio en el espacio extracelular al regular: a) la absorción de calcio desde el intestino, b) la excreción de calcio por el riñón, c) la liberación de calcio desde los huesos.

SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO: SIMPÁTICO Y PARASIMPÁTICO

Función general del SNA

El SNA es la parte del sistema nervioso que controla gran diversidad de funciones viscerales del organismo y su función es la de mantener la compleja homeostasia del organismo en respuesta tanto a las alteraciones del medio interno como a los estímulos exteriores; llega virtualmente a todas las partes del organismo, afectando directa o indirectamente a todos los órganos y sistemas. El SNA forma el soporte visceral para el comportamiento somático ajustando el organismo anticipadamente para responder al estrés y su actividad ocurre de forma independiente de la voluntad. Tiene un control parcial sobre la tensión arterial, la motilidad y secreciones gastrointestinales, el vaciamiento de la vejiga urinaria, la sudoración, la temperatura corporal, la regulación del músculo cardíaco, del músculo liso y muchas otras funciones viscerales del organismo.

Una de las características más llamativas es la rapidez y la intensidad con la que puede cambiar las funciones viscerales. Por ejemplo, en 3 a 5 segundos, puede duplicar la frecuencia cardiaca, y en 10 a 15 segundos la tensión arterial.

Función Simpática:

Los efectos más importantes del SNS están relacionados con la circulación y la respiración. La estimulación adrenérgica produce un aumento del gasto cardíaco, así como una bronco dilatación. Se inhiben las secreciones gastrointestinales y se estimula el metabolismo en general. El SNS juega un papel fundamental en la preservación del organismo, ya que ocasiona de forma rápida y muy efectiva una respuesta a estímulos exteriores que puedan amenazar la integridad del individuo.

 Función Parasimpática:

La activación del sistema parasimpático está orientada, al contrario de la del simpático, a la conservación de la energía. La estimulación del SNP produce una disminución de la frecuencia cardíaca y de la velocidad de conducción auriculo-ventricular. Origina constricción del músculo liso con afectación bronquial, miosis, etc. Los signos de descarga parasimpática son: náusea, vómito, movimientos intestinales, enuresis, defecación. También origina un aumento de las secreciones.

ANATOMIA FUNCIONAL DEL SNA

Organización del sistema nervioso autónomo central

No existe un centro bien definido, puramente central, del SNA. La integración de la actividad del SNA puede ocurrir a todos los niveles del eje cerebroespinal. La actividad eferente puede ser iniciada a nivel de la medula espinal, tronco encefálico e hipotálamo. El principal centro está localizado en el hipotálamo. Las funciones del SNS están controladas por el núcleo posterolateral del hipotálamo. La estimulación de este núcleo, resulta en una descarga masiva del sistema simpático. Las funciones del SNP están controladas por los núcleos medios y parte del anterior del hipotálamo. La regulación de la temperatura depende del núcleo anterior del hipotálamo; el núcleo supra óptico del hipotálamo está relacionado con la regulación del metabolismo del agua y está anatómica y funcionalmente unido a la hipófisis posterior. Esta conexión entre la neuro-hipófisis, el hipotálamo y el centro del SNA afectan al riñón a través de la hormona antidiurética y el control a largo plazo de la tensión arterial, bien como las reacciones físicas a las emociones y al estrés, el sueño y los reflejos sexuales.

En el tronco encefálico y en las amígdalas cerebrales están localizados los centros de respuesta aguda del SNA. En conjunto integran los ajustes hemodinámicos momentáneos y mantienen la automaticidad de la ventilación. La integración de los impulsos aferentes y eferentes a este nivel es responsable por la actividad tónica que presenta el SNA, siendo la resistencia vascular periférica y por tanto la tensión arterial resultado de este tono. Esta actividad basal del SNA mantiene los órganos viscerales en un estado de actividad intermedio que puede aumentar o disminuir. El núcleo del tracto solitario localizado en la medula, es la zona donde llegan la información de los quimio y baro receptores a través de los nervios glosofaríngeo y vago.

 Organización del sistema nervioso autónomo periférico

El sistema nervioso autónomo periférico es el componente motor eferente del SNA y se divide en dos partes: el Sistema Nervioso Simpático y el Sistema Nervioso Parasimpático. Así, el sistema nervioso autónomo, está dividido de forma natural en dos partes complementarias, con anatomía, fisiología y farmacología distintas. La mayor parte de órganos reciben fibras de las dos divisiones del SNA (las glándulas sudoríparas son una excepción ya que solo están inervadas solo por fibras del SNS). Las acciones son en general, opuestas.

El SNA, al contrario de lo que ocurre en el sistema nervioso somático, está compuesto por una cadena de dos neuronas (sistema bipolar), desde el SNC hasta el órgano donde se producirá el efecto. La primera neurona de ambos sistemas, simpática y parasimpática, tiene origen en el SNC, pero no realiza sinapsis directa con el órgano efector, sino que transmite el impulso hasta una 2ª neurona denominada Post-ganglionar; la sinapsis ocurre a nivel de unas estructuras denominadas ganglios autónomos, en el SNS o en la pared del mismo órgano, en el caso del SNP. Así, las vías motoras, aferentes de las dos divisiones del SNA consisten, en una cadena de dos neuronas, la neurona pre-ganglionar y la neurona post-ganglionar efectora. Las pre-ganglionares son mielinizadas con velocidad de conducción del impulso de 3-15 m.s-1. Las post-ganglionares son no mielinizadas de conducción lenta (<2 m.s-1).

Sistema Nervioso Simpático (SNS):

El SNS también se denomina sistema toracolumbar; la base anatómica de esta denominación es el origen de las fibras pre-ganglionares. Las fibras pre-ganglionares tienen su origen en los segmentos torácicos y lumbares de la medula espinal, desde T1 a L3, estando el cuerpo celular en el asta intermedio lateral. Estas fibras salen de la medula con las fibras motoras y se separan de ellas poco después (rama comunicante blanca) para entrar en la cadena de ganglios simpáticos paravertebrales (una cadena a cada lado).

Cuando entran en la cadena ganglionar, las fibras pre-ganglionares pueden seguir tres caminos:

1/ Formar una sinapsis con las fibras post-ganglionares en el ganglio en el mismo nivel de la salida de la medula

2/ Subir o bajar en la cadena ganglionar formando sinapsis a otros niveles de la cadena

3/ Pasar por la cadena sin formar sinapsis y terminar en un ganglio colateral impar del SNS: ganglio celíaco y ganglio mesentérico inferior, que están formados por la convergencia de fibras

Pre-ganglionares con los cuerpos neuronales de las post-ganglionares.

Las fibras post-ganglionares tienen por tanto, su cuerpo celular a nivel de los ganglios de la cadena paravertebral bilateral o a nivel de los ganglios impares de los plexos más periféricos.

La inervación de la glándula suprarrenal es una excepción, ya que las fibras pre-ganglionares pasan directamente a la glándula sin realizar sinapsis en ningún ganglio; las células de la médula de la suprarrenal derivan de tejido neuronal y son análogas a las neuronas post-ganglionares. Desde los ganglios, las fibras post-ganglionares se dirigen hacia el órgano efector, pero algunas de ellas vuelven a los nervios espinales a todos los niveles de la medula (rama comunicante gris). Estas fibras son no mielinizadas de tipo C y son transportadas dentro de los nervios somáticos (aproximadamente 8% de las fibras de un nervio somático son simpáticas). Se distribuyen distalmente en la piel, glándulas sudoríparas, músculo pilo erector, vasos sanguíneos y músculos. Las fibras pre-ganglionares de los primeros cuatro o cinco segmentos torácicos (T1-T5), ascienden a nivel cervical y dan origen a tres ganglios pares especiales: cervical superior, cervical medio y cervical inferior. Este último está unido al primer ganglio torácico y de la fusión de estos dos ganglios resulta el ganglio estrellado. Estos ganglios dan origen a la inervación simpática de la cara, cuello, extremidades superiores, corazón y pulmones. Las fibras aferentes del dolor viajan con estos nervios (por este motivo la isquemia miocárdica puede ocasionar dolor en el cuello y extremidad superior). La activación del SNS, produce una respuesta fisiológica difusa (reflejo masivo) y no una respuesta discreta. Esto es debido a que las fibras post-ganglionares son mucho más abundantes que las pre-ganglionares (20:1 o 30:1) y una neurona pre-ganglionar influencia un gran número de neuronas post-ganglionares, que se distribuyen por diversos órganos. Esta respuesta está aumentada por la liberación de adrenalina por la medula suprarrenal.

Sistema nervioso parasimpático (SNP)

También se denomina sistema cráneo caudal, por su distribución anatómica ya que las fibras pre-ganglionares se originan en el tronco encefálico y en la porción sacra de la medula. Tal como el SNS, el SNP tiene dos neuronas, el pre y la post-ganglionar. Los cuerpos celulares de las neuronas pre-ganglionares parasimpáticas, se localizan en los núcleos de los pares craneales III (oculomotor), VII (facial), IX (glosofaríngeo) y X (vago) y en la porción sacra, a nivel del segundo, tercero y cuarto segmentos sacros medulares.

 

Al contrario de lo ocurre en el SNS, las 1ª neuronas (pre-ganglionares) pasan directamente a los órganos inervados. Las 2ª neuronas (post-ganglionares) son cortas y se encuentran en el mismo órgano al que inervan o muy cerca de él. La distribución de fibras pre y post-ganglionares es de 1:1 o 3:1, y una neurona pre-ganglionar forma sinapsis con muy pocas neuronas post-ganglionares, lo que asociado a la proximidad de la sinapsis al órgano inervado, lleva a que la activación del SNP produzca una respuesta discreta y limitada al contrario de lo que sucede en el SNS (por ejemplo: una bradicardia por estímulo vagal puede ocurrir sin otras alteraciones concomitantes como alteración de la salivación o de la motilidad intestinal).

 El nervio vago es el que tiene la distribución más amplia de todo el SNP, siendo responsable por más del 75% de la actividad del SNP. Inerva el corazón, los pulmones, el estómago, intestino delgado, la mitad proximal del colon, hígado, vesícula biliar, páncreas y porción alta de los uréteres.

Las fibras sacras forman los nervios pélvicos viscerales y se distribuyen por el resto de vísceras que no están inervadas por el vago, colon descendente, recto, útero, vejiga y porción baja de los uréteres, así como los órganos responsables de la respuesta sexual.

Sistema Autónomo Entérico (SNE)

A pesar de la relevancia en anestesia de dicho sistema, por su relación con náuseas vómitos y alteraciones de la motilidad intestinal, se entiende muy poco esta tercera rama del SNA. Algunos autores sostienen que contiene más neuronas que la propia médula espinal. Una de sus principales características es su autonomía con respecto al SNC. Un ejemplo es que la digestión y la motilidad intestinal continúan después de una sección medular o de una anestesia raquídea. Las neuronas entéricas pueden ser sensoriales (dilatación, química etc.), asociativas actuando como inter-neuronas, o motoras. El modo de organización de dichas neuronas es prácticamente imposible de establecer. Además de su complejidad anatómica contienen más de una docena de neurotransmisores.

  NEUROTRANSMISORES DEL SNA

La transmisión del estímulo excitatório, a través de la hendidura sináptica en el SNA periférico, ocurre mediante liberación de neurotransmisores químicos.

 Las terminales de las fibras post-ganglionares del SNP liberan acetilcolina (AC).

 Las terminales de las fibras post-ganglionares del SNS liberan noradrenalina (NA), con excepción de:

 Las glándulas salivales.

 Las neuronas pre-ganglionares de los dos sistemas liberan acetilcolina.

La Neurona

Las neuronas son un tipo de células del sistema nervioso cuya principal característica es la excitabilidad eléctrica de su membrana plasmática; están especializadas en la recepción de estímulos y conducción del impulso nervioso (en forma de potencial de acción) entre ellas o con otros tipos celulares, como por ejemplo las fibras musculares de la placa motora. Altamente diferenciadas, la mayoría de las neuronas no se dividen una vez alcanzada su madurez; no obstante, una minoría sí lo hace. Las neuronas presentan unas características morfológicas típicas que sustentan sus funciones: un cuerpo celular llamado soma o «pericarion», central; una o varias prolongaciones cortas que generalmente transmiten impulsos hacia el soma celular, denominadas dendritas; y una prolongación larga, denominada axón o «cilindroeje», que conduce los impulsos desde el soma hacia otra neurona u órgano diana.

La neuro-génesis en seres adultos, fue descubierta apenas en el último tercio del siglo XX. Hasta hace pocas décadas se creía que, a diferencia de la mayoría de las otras células del organismo, las neuronas normales en el individuo maduro no se regeneraban, excepto las células olfatorias. Los nervios mielinados del sistema nervioso periférico también tienen la posibilidad de regenerarse a través de la utilización del neuro-lema una capa formada de los núcleos de las células de Schwann.

La neurona es la unidad estructural y funcional del sistema nervioso. Recibe los estímulos provenientes del medio ambiente, los convierte en impulsos nerviosos y los transmite a otra neurona, a una célula muscular o glandular donde producirán una respuesta.

Morfología

Una neurona típica consta de: un núcleo voluminoso central, situado en el soma; un pericarion que alberga los orgánulos celulares típicos de cualquier célula eucariota; y neuritas (esto es, generalmente un axón y varias dendritas) que emergen del pericarion.

Núcleo

Situado en el cuerpo celular, suele ocupar una posición central y ser muy conspicuo (visible), especialmente en las neuronas pequeñas. Contiene uno o dos nucléolos prominentes, así como una cromatina dispersa, lo que da idea de la relativamente alta actividad transcripción de este tipo celular. La envoltura nuclear, con multitud de poros nucleares, posee una lámina nuclear muy desarrollada. Entre ambos puede aparecer el cuerpo accesorio de Cajal, una estructura esférica de en torno a 1 μm de diámetro que corresponde a una acumulación de proteínas ricas en los aminoácidos arginina y tirosina.

Pericarion

Diversos orgánulos llenan el citoplasma que rodea al núcleo. El orgánulo más notable, por estar el pericarion lleno de ribosomas libres y adheridos al retículo rugoso, es la llamada sustancia de Nissl, al microscopio óptico, se observan como grumos basófilos, y, al electrónico, como apilamientos de cisternas del retículo endoplasmático. Tal abundancia de los orgánulos relacionados en la síntesis proteica se debe a la alta tasa bio-sintética del pericarion.

Estos son particularmente notables en neuronas motoras somáticas, como las del ucerno anterior de la médula espinal o en ciertos núcleos de nervios craneales motores. Los cuerpos de Nissl no solamente se hallan en el pericarion sino también en las dendritas, aunque no en el axón, y es lo que permite diferenciar de dendritas y axones en el neurópilo.

Dendritas

Las dendritas son ramificaciones que proceden del soma neuronal que consisten en proyecciones citoplasmáticas envueltas por una membrana plasmática sin envoltura de mielina. En ocasiones, poseen un contorno irregular, desarrollando espinas. Sus orgánulos y componentes característicos son: muchos micro-túbulos y pocos neuro-filamentos, ambos dispuestos en haces paralelos; muchas mitocondrias; grumos de Nissl, más abundantes en la zona adyacente al soma; retículo endoplasmático liso, especialmente en forma de vesículas relacionadas con la sinapsis.

Axón

El axón es una prolongación del soma neuronal recubierta por una o más células de Schwann en el sistema nervioso periférico de vertebrados, con producción o no de mielina. Puede dividirse, de forma centrífuga al pericarion, en: cono axónico, segmento inicial, resto del axón.

Cono axónico. Adyacente al pericarion, es muy visible en las neuronas de gran tamaño. En él se observa la progresiva desaparición de los grumos de Nissl y la abundancia de micro-túbulos y neurfilamentos que, en esta zona, se organizan en haces paralelos que se proyectarán a lo largo del axón.

Segmento inicial. En él comienza la mielinización externa. En el citoplasma, a esa altura se detecta una zona rica en material electronodenso en continuidad con la membrana plasmática, constituido por material filamentoso y partículas densas; se asume que interviene en la generación del potencial de acción que transmitirá la señal sináptica. En cuanto al cito esqueleto, posee esta zona la organización propia del resto del axón. Los micro-túbulos, ya polarizados, poseen la proteína pero no la proteína MAP-2.

Resto del axón. En esta sección comienzan a aparecer los nódulos de Ranvier y las sinapsis.

Función de las neuronas

Las neuronas tienen la capacidad de comunicarse con precisión, rapidez y a larga distancia con otras células, ya sean nerviosas, musculares o glandulares. A través de las neuronas se transmiten señales eléctricas denominadas impulsos nerviosos.

Estos impulsos nerviosos viajan por toda la neurona comenzando por las dendritas, y pasa por toda la neurona hasta llegar a los botones terminales, que pueden conectar con otra neurona, fibras musculares o glándulas. La conexión entre una neurona y otra se denomina sinapsis.

Las neuronas conforman e interconectan los tres componentes del sistema nervioso: sensitivo, motor e integrador o mixto; de esta manera, un estímulo que es captado en alguna región sensorial entrega cierta información que es conducida a través de las neuronas y es analizada por el componente integrador, el cual puede elaborar una respuesta, cuya señal es conducida a través de las neuronas. Dicha respuesta es ejecutada mediante una acción motora, como la contracción muscular o secreción glandular.

El impulso nervioso

Las neuronas transmiten ondas de naturaleza eléctrica originadas como consecuencia de un cambio transitorio de la permeabilidad en la membrana plasmática. Su propagación se debe a la existencia de una diferencia de potencial o potencial de membrana (que surge gracias a las concentraciones distintas de iones a ambos lados de la membrana, según describe el potencial de Nernst ) entre la parte interna y externa de la célula (por lo general de -70 mV). La carga de una célula inactiva se mantiene en valores negativos (el interior respecto al exterior) y varía dentro de unos estrechos márgenes. Cuando el potencial de membrana de una célula excitable se despolariza más allá de un cierto umbral (de 65mV a 55mV app) la célula genera (o dispara) un potencial de acción. Un potencial de acción es un cambio muy rápido en la polaridad de la membrana de negativo a positivo y vuelta a negativo, en un ciclo que dura unos milisegundos.

Neuro-secreción

Las células neuro-secretoras son neuronas especializadas en la secreción de sustancias que, en vez de ser vertidas en la hendidura sináptica, lo hacen en capilares sanguíneos, por lo que sus productos son transportados por la sangre hacia los tejidos diana; esto es, actúan a través de una vía endocrina. Esta actividad está representada a lo largo de la diversidad zoológica: se encuentra en crustáceosinsectos equinodermos vertebrados, etc.

Transmisión de señales entre neuronas

Un sistema nervioso procesa la información siguiendo un circuito más o menos estándar. La señal se inicia cuando una neurona sensorial recoge información. Su axón se denomina fibra aferente. Esta neurona sensorial transmite la información a otra aledaña, de modo que acceda un centro de integración del sistema nervioso del animal. Las inter-neuronas, situadas en dicho sistema, transportan la información a través de sinapsis. Finalmente, si debe existir respuesta, se excitan neuronas eferentes que controlan músculosglándulas u otras estructuras anatómicas. Las neuronas aferentes y eferentes, junto con las inter-neuronas, constituyen el circuito neuronal.

Velocidad de transmisión del impulso

El impulso nervioso se transmite a través de las dendritas y el axón. La velocidad de transmisión del impulso nervioso, depende fundamentalmente de la velocidad de conducción del axón, la cual depende a su vez del diámetro del axón y de la mielinización de éste. El axón lleva el impulso a una sola dirección y el impulso es transmitido de un espacio a otro. Las dendritas son las fibras nerviosas de una neurona, que reciben los impulsos provenientes desde otras neuronas. Los espacios entre un axón y una dendrita se denominan «espacio sináptico» o hendidura sináptica. En las grandes neuronas alfa de las astas anteriores de la médula espinal, las velocidades de conducción axonal pueden alcanzar hasta 120 m/s. Si consideramos que una persona normal puede llegar a medir hasta 2.25 metros de altura, al impulso eléctrico le tomaría únicamente 18.75 milisegundos en recorrer desde la punta del pie hasta el cerebro.

Clasificación

Aunque el tamaño del cuerpo celular puede ser desde 5 hasta 135 micrómetros, las prolongaciones o dendritas pueden extenderse a una distancia de más de un metro. El número, la longitud y la forma de ramificación de las dendritas brindan un método morfológico para la clasificación de las neuronas.

Según la forma y el tamaño

Célula piramidal, en verde (expresando GFP). Las células teñidas de color rojo son inter-neuronas GABA érgicas.

Según el tamaño de las prolongaciones, los nervios se clasifican en:

Poliédricas: como las moto-neuronas del asta anterior de la médula.

Fusiformes: las que se encuentran en el doble ramillete de la corteza cerebral.

Estrelladas: como las neuronas aracniforme y estrelladas de la corteza cerebral y las estrelladas, en cesta y Golgi del cerebelo.

Esféricas: en ganglios espinalessimpáticos y parasimpáticos

Piramidales: presentes en la corteza cerebral.

Según la polaridad

Según el número y anatomía de sus prolongaciones, las neuronas se clasifican en:

Unipolares: son aquéllas desde las que nace sólo una prolongación que se bifurca y se comporta funcionalmente como un axón salvo en sus extremos ramificados en que la rama periférica reciben señales y funcionan como dendritas y transmiten el impulso sin que este pase por el soma neuronal. Son típicas de los ganglios de invertebrados y de la retina.

Bipolares: poseen un cuerpo celular alargado y de un extremo parte una dendrita y del otro el axón (solo puede haber uno por neurona). El núcleo de este tipo de neurona se encuentra ubicado en el centro de ésta, por lo que puede enviar señales hacia ambos polos de la misma. Ejemplos de estas neuronas se hallan en las células bipolares de la retina (conos y bastones), del ganglio coclear y vestibular, estos ganglios son especializados de la recepción de las ondas auditivas y del equilibrio.

Multipolares: tienen una gran cantidad de dendritas que nacen del cuerpo celular. Ese tipo de células son la clásica neurona con prolongaciones pequeñas (dendritas) y una prolongación larga o axón. Representan la mayoría de las neuronas. Dentro de las multipolares, distinguimos entre las que son de tipo Golgi I, de axón largo, y las de tipo Golgi II, de axón corto. Las neuronas de proyección son del primer tipo, y las neuronas locales o inter-neuronas del segundo.

Pseudounipolares (mono-polar): son aquéllas en las cuales el cuerpo celular tiene una sola dendrita o neurita, que se divide a corta distancia del cuerpo celular en dos ramas, motivo por cual también se les denomina pseudounipolares (pseudos en griego significa “falso”), una que se dirige hacia una estructura periférica y otra que ingresa en el sistema nervioso central. Se hallan ejemplos de esta forma de neurona en el ganglio de la raíz posterior.

Anaxónicas: son pequeñas. No se distinguen las dendritas de los axones. Se encuentran en el cerebro y órganos especiales de los sentidos.

 Según las características de las neuritas

De acuerdo a la naturaleza del axón y de las dendritas, clasificamos a las neuronas en:

Axón muy largo o Golgi de tipo I. El axón se ramifica lejos del pericarion. Con axones de hasta 1 m.

Axón corto o Golgi de tipo II. El axón se ramifica junto al soma celular.

Sin axón definido. Como las células amacrinas de la retina.

Isodendríticas. Con dendritas rectilíneas que se ramifican de modo que las ramas hijas son más largas que las madres.

Idiodendríticas. Con las dendritas organizadas dependiendo del tipo neuronal; por ejemplo, como las células de Purkinje del cerebelo.

Alodendríticas. Intermedias entre los dos tipos anteriores.

Según el mediador químico

Las neuronas pueden clasificarse, según el mediador químico, en:

Colinérgicas. Liberan acetilcolina.

Nora-adrenérgicas. Liberan norepinefrina.

Dopa-minérgicas. Liberan dopamina.

Serotoninérgicas. Liberan serotonina.

Gabaérgicas. Liberan GABA, es decir, ácido γ-aminobutírico.

 Según la función

Las neuronas pueden ser sensoriales, motoras o inter-neuronas:

Motoras: Son las encargadas de producir la contracción de la musculatura.

Sensoriales: Reciben información del exterior, ej. Tacto, gusto, visión y las trasladan al sistema nervioso central.

Inter-neuronas: Se encargan de conectar entre las dos diferentes neuronas.

Redes neuronales

Una red neuronal se define como una población de neuronas físicamente interconectadas o un grupo de neuronas aisladas que reciben señales que procesan a la manera de un circuito reconocible. La comunicación entre neuronas, que implica un proceso electroquímico, implica que, una vez que una neurona es excitada a partir de cierto umbral, ésta se despolariza transmitiendo a través de su axón una señal que excita a neuronas aledañas, y así sucesivamente. El sustento de la capacidad del sistema nervioso, por tanto, radica en dichas conexiones. En oposición a la red neuronal, se habla de circuito neuronal cuando se hace mención a neuronas que se controlan dando lugar a una retroalimentación («feedback»), como define la cibernética.

3 comentarios el “Cuerpo Humano

Deja un comentario o(‧'.'‧)o

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s